Apartamentos Turísticos Alhambra

Albayzín

COMARES-ALBAICIN-ATARDECER-SOL-1254

El Albayzín es sin duda el barrio más sugestivo de Granada. Situado sobre una colina en la margen derecha del Darro conserva casi intacta su ordenación urbanística medieval.

Encontraremos callejuelas retorcidas y recoletas placetas desde muchas de las cuales se tendrá una visión de la Alhambra de ensueño. Casas señoriales, conventos, monasterios e iglesias, mezquitas, museos, y, sobre todo, calles muy estrechas en las que apenas caben dos personas pero que a la vuelta de la esquina, nos sorprende el pasar de la luz tibia a la intensa y nos emociona el paisaje.

Nuestros apartamentos se sitúan en el centro del Albayzín, a la sombra de la primera mezquita (Gima Al-Ta’ibin) transformada en Iglesia (San Juan de los Reyes) pero cuyo alminar o torre, del estilo y la época de la Giralda de Sevilla y la Kutubia de Marrakech, aún se conserva (es posible contemplarla desde las torres y algunos apartamentos).

Estamos situados justo en el punto medio entre el Mirador de San Nicolás, aquél del que dijo el Presidente Clinton que había disfrutado de la puesta de sol más bella del mundo, y el Paseo de los Tristes, desde donde la Alhambra te domina y te subyuga. Al ir de un lugar al otro se disfrutan las distintas perspectivas de la Alhambra. En las terrazas de nuestros apartamentos disfrutará de un compendio de todas ellas (mientras toma un aperitivo).

Le ayudaremos a preparar su itinerario paseando por la Carrera de Darro, una de las calles más bonitas del mundo, y desembocar en el Paseo de los Tristes, pero haciendo incursiones para ver un aljibe, un Monasterio, o simplemente una plazuela.

O bien por la Alcazaba Cadima atravesando el Arco de las Pesas y la pequeña Plaza Larga y llegar hasta el Palacio de Dar al Horra.

En el Albayzín hay que estar a ciertas horas en ciertos lugares. Sin duda el más importante es la puesta de sol pues en ese momento la Alhambra se vuelve totalmente roja y, un momento después, cuando el sol se ha puesto, se transforma en color blanco. Es algo que emociona. Por cierto, uno de los mejores lugares para admirar este fenómeno es desde las terrazas de nuestros apartamentos, una de las cuales es la parte superior de la auténtica muralla Zirí (siglo XI) que hemos recubierto de cristal para que se pueda disfrutar y sin embargo se conserve en su autenticidad sin deterioro.